Desahucio

Juicio de Desahucio

Una de las obligaciones principales del arrendatario es precisamente el pago de la renta del alquiler de acuerdo con los plazos fijados en el contrato.

Ahora bien, alguno de vosotros me preguntaréis qué ocurre si el arrendatario no cumple con esta obligación. Pues bien, ante esta situación, el arrendador podrá resolver el contrato a través del llamado juicio de desahucio.

El procedimiento de desahucio es un proceso sencillo y sumario, siendo su finalidad la de resolver todas aquellas controversias relacionadas con la falta de pago de la renta o de cualquier cantidad debida por el inquilino o arrendatario, así como la expiración del plazo fijado en el contrato.

Cualquier otro tipo de controversia que pueda surgir durante la vida del contrato, deberán resolverse por medio del juicio ordinario sin que en ningún caso podamos utilizar el mecanismo del juicio o procedimiento de desahucio.

La sentencia que resuelva el juicio de desahucio puede declarar haber lugar a dicho juicio, y en este caso el inquilino quedará obligado a desalojar la vivienda arrendada en el plazo que el Juez haya fijado en la misma sentencia. Si el inquilino no lo hiciera, el juez acordará el lanzamiento, esto es, su desalojo.

Otra cosa a tener en cuenta en el juicio de desahucio de viviendas, es la posibilidad que tiene el inquilino de enervar la acción. Esto significa que el juicio de desahucio por falta de pago terminará si, antes de la vista del juicio, el inquilino procede al pago de las cantidades reclamadas y de las que adeude.

Ahora bien, no procederá la enervación si el arrendador ha requerido fehacientemente de pago al arrendatario con al menos un mes de antelación.

Por último, debéis saber que en el juicio de desahucio es preceptivo la intervención de abogado y procurador.